Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cookie - headers already sent by (output started at /home/s1252928/public_html/index.php:2) in /home/s1252928/public_html/wp-content/plugins/woocommerce/woocommerce.php on line 82

Warning: session_start() [function.session-start]: Cannot send session cache limiter - headers already sent (output started at /home/s1252928/public_html/index.php:2) in /home/s1252928/public_html/wp-content/plugins/woocommerce/woocommerce.php on line 82
Blog | Calzados Carla |

En este artículo os hablamos de cómo cuidar una de nuestras pieles favoritas, por su versatilidad en colores y aplicaciones, su elegancia y su aterciopelada textura llena de matices:

El Ante y el Nobuck.

 El Ante y el Nobuck son pieles 100% naturales sometidas a un proceso de esmerilado para conseguir una felpa uniforme, en el ante este proceso se realiza con pieles de diversos animales por el lado de la carne y, en el caso del nobuck, se usan pieles bovinas de gran calidad y se trata más ligeramente por el lado de la flor, la cara exterior de la piel donde esta el pelo. Esto hace que el ante tenga una fibra más grosera que el nobuck, dado que las fibras interiores son más gruesas que las del lado de la flor.

Detalle un modelo de caballero, con combinación de materiales haciendo contraste.

 Las pieles afelpadas se utilizan tanto como material único de fabricación como en zonas concretas o detalles del zapato, en contraste con otras pieles brillantes o tejidos, consiguiendo resultados muy originales. Tiene una buena capacidad de absorción de los tintes, lo que permite una gran creatividad a los diseñadores. El reverso de la moneda de esa capacidad de absorción es que son pieles que necesitan de unos cuidados mayores para su limpieza y conservación.

 Al tratar el tema del cuidado del ante y el nobuck es preciso diferenciar entre la limpieza y la eliminación de manchas por un lado y la reparación del color y la impermeabilización por otro, lo que en  pieles mas sufridas es un solo proceso.

  • Limpieza y eliminación de manchas.

 La limpieza del ante y el nobuck se realiza con un cepillo específico, hecho de alambre o cerdas de latón, que peina las fibras sin dañarlas y permite eliminar la suciedad del zapato, los puedes encontrar en
diferentes tipos de negocios, como ferreterías o talleres de reparación de calzado, por 2 ó 3 €. Para retirar las manchas de tierra o polvo bastará que cepilles haciendo pasadas cortas siempre en la misma dirección, al ser una piel afelpada el color se ve distinto según estén peinadas las fibras por lo que cepillando siempre en la misma dirección conseguirás un color uniforme.

 Otras manchas no grasas se pueden eliminar sin mucho problema con una goma de borrar limpia, puedes probar con alguna más abrasiva o una lija muy fina si tienes manchas más persistentes, las manchas de bolígrafo puedes quitarlas aplicando una tira de celo y quitándola con un tirón seco. Para las manchas oscuras de roces o golpes (al conducir o subir escaleras) existen en el mercado borradores especiales para ante y nobuck, hechos de un caucho muy denso.

 Los líquidos y las manchas de grasa son más complicados de limpiar, y en muchos casos deberemos pasar directamente a la reparación e impermeabilización, por lo que si se te mojan los zapatos es recomendable que se mojen de manera uniforme, para que una vez limpios el color se mantenga homogéneo. Después déjalos secar a la sombra y alejados de fuentes de calor, una vez secos cepíllalos bien. Si aún están sucios, y dado que estas pieles no toleran las cremas o productos de limpieza con base grasa que apelmazarían las fibras, puedes utilizar alguno de los limpiadores en aerosol o con base de agua de los existentes en el mercado, aunque no sirven para quitar manchas sí te permitirán una limpieza más profunda que el cepillado.

 Para la limpieza de manchas se utilizan productos específicos, que son agresivos y bajarán el tono de la piel, pero incluso con estos tratamientos es probable que la eliminación de la mancha no sea total o el resultado no quede uniforme, sobretodo en manchas difíciles para cualquier tipo de piel como aceites, pintura o alquitrán. En el caso de localizar la mancha antes de se seque, cúbrela con polvos de talco y deja que absorban la suciedad durante una noche, después cepíllalos y puede que evites tener que aplicar un tratamiento más agresivo. Si finalmente tienes que aplicarlo te recomendamos que lo hagas por todo el zapato, no solo en la parte manchada, y después repares el color, con lo que conseguirás un resultado uniforme.

  • Reparación del color e impermeabilización.

 Ya sea consecuencia del paso del tiempo, y el nobuck es una piel muy resistente y duradera, o de una limpieza agresiva, tarde o temprano querremos devolverle el glamour a nuestros salones azulones favoritos o mantener en perfecto estado de marcha las botas de senderismo, por lo que vamos a ver cómo podemos hacerlo.

 En el mercado existen reparadores de color para ante y nobuck en crema y en aerosol, el aerosol es más comodo de utilizar aunque en crema se puede encontrar una mayor variedad de colores, ambos productos aportan una cierta impermeabilización que protegerá los zapatos de posteriores manchas. Antes de aplicarlos es necesario limpiar bien los zapatos por lo que si una vez cepillados la suciedad no sale habrá que realizar una limpieza profunda como la explicada en el punto anterior. Con el zapato limpio lo cepillamos para que las fibras estén sueltas y aplicamos el aerosol, o la crema, de forma uniforme. Se deja actuar tanto como recomiende el fabricante y después se cepilla de nuevo el zapato.

 La impermeabilización es un tratamiento hidrorepelente que se aplica a los tejidos y pieles que solemos encontrar en el calzado de calidad para deportes como el senderismo. Su función principal es evitar que los líquidos penetren hasta mojar el pie durante la practica deportiva, y esa misma protección dificulta que se manche el zapato, por lo que podemos aplicarlo a nuestros zapatos de calle antes incluso de estrenarlos.

Impermeabiliza tu calzado de ante y nobuck desde el momento de la compra, así podrás mantener el color original por mucho tiempo además de facilitar su limpieza habitual.

 Para ante y nobuck la mejor opción es alguno de los impermeabilizantes en aerosol que podemos encontrar por menos de 10€ en tiendas de deportes, y que funcionan hasta con nieve. Eso sí hay que ir renovando la protección, sobre todo después de la exposición al agua o tras la limpieza.

Con estos consejos esperamos que puedas disfrutar de tus zapatos de ante y nobuck durante más tiempo en las mejores condiciones, y si tienes algún otro truco o pregunta que hacer… déjanos un post :-)

Bss y abrzs,

El equipo de 

Para el primer post de Tendencias de moda hemos escogido a uno de los iconos por excelencia de la elegancia y la dolce vita de la época dorada de Hollywood, sin dejar de ser una persona sencilla y accesible, como demostró durante toda su vida. Nos referimos a la divina Audrey Hepburn, que encandiló al mundo con su estilo y su belleza, sobretodo a partir de su papel de Holly Golightly en la divertida “Desayuno con diamantes” de Blake Edwards (Breakfast at Tiffany’s, Blake Edwards, 1961).

En Youtube tenéis una escena preciosa de Breakfast at Tiffany’s, Audrey Hepburn cantando Moon River en la ventana, con sus bailarinas, piratas vaqueros y una sencilla camiseta. 

Audrey ya había participado en películas de mucho éxito como Vacaciones en Roma de Wiiliam Wyler (Roman holiday, 1953) o Sabrina de Billy Wider (Sabrina, 1954),  pero es a partir de la escena que da comienzo a la película de Edwards.

Escenario en exterior: Primera hora de la mañana en el centro del New York de los años 50.

Acción: Llega Holly en taxi para desayunar frente al escaparate de Tiffany’s  después de una larga noche de fiesta, con un terrific LBD (Little Black Dress en sus siglas en inglés) de Hubert de Givenchy.

A partir de ese momento se consagra como un icono de la mujer moderna: urbana, chic, liberada y trabajadora. Paradigma para aquellas chicas jóvenes que habían comenzado a emigrar en gran número a las ciudades, muchas de ellas solas, para incorporarse al mundo del trabajo de oficinistas o dependientas, que se veían reflejadas en la soñadora y un poco vividora Holly.

Esta nueva tendencia contrasta con el mayor clasicismo que impregnaba el estilo de las producciones anteriores y una industria del cine más acostumbrada a vestir a despampanantes y curvilíneas estrellas como Marylyn Monroe que a estilizadas bailarinas. No fue ajeno este cambio a la personalidad y el carácter de Audrey, que acabó imponiendo a su amigo Givenchy como diseñador de su vestuario para el cine frente al aparato de los estudios y el New Look de Dior que imperaba entonces.

De hecho Givenchy ya la había vestido en películas anteriores aunque fuera la diseñadora de la Paramount, Edith Head, quien obtuvo dos premios Oscar por un vestuario que en su mayor parte diseño Givenchy y escogió Audrey. En Desayuno con diamantes los créditos ya señalaban sin lugar a dudas quién había diseñado su vestuario, así como los de otros actores del reparto, lo que creo una tendencia que aún perdura.

¿Cómo es el estilo que el tándem Hepburn-Givenchy crearon?

El rasgo principal es la sencillez, tanto en las líneas como en las combinaciones de color y los materiales. La propuesta de Givenchy es la de destacar la belleza de la estilizada actriz sin más adornos, buscando en la ropa de inspiración mediterranea y europea el vestuario para el día a día, combinando las bailarinas con pantalones piratas, las camisas marsellesas con alpargatas. Para las ocasiones más vestidas los salones de pala alta y los kitten heels (tacones de gatito es su traducción literal) que no son demasiado altos pero que se afilan bastante al llegar a la tapa y dan al zapato un toque gracioso y muy retro.

También se la podía ver con mocasines y vaqueros como los de la foto en el centro ala izquierda del collage o botines lisos y traje de chaqueta paseando por París con su amigo y diseñador de cabecera, arriba.

 

Las chicas del coro en el tejado del teatro Cambridge de Londres, 28 de junio de 1949. Foto de Ron CasePese toda esta variedad a Audrey se le recuerda, en lo que a zapatos se refiere, sobre todo por las bailarinas, también conocidas como sabrinas o francesitas, con las que se debía sentir como pez en el agua, acostumbrada como estaba a practicar con ellas durante horas, en los largos ensayos y sesiones de sus primeros tiempos como bailarina en Londres. Me encanta esta foto en la que está, con compañeras del grupo de danza, en la terraza del teatro londinense donde actuaba, refrescando los pies en una barra de hielo. Y es que las bailarinas son un “must have” en tu armario, tanto para el verano como para la temporada invernal, son cómodas, combinan con casi todo, son fáciles de llevar como zapatos de reserva y además, son monísimas.

Aquí tienes algunos de los modelos de sabrinas y mocasines que os hemos traído este año, hechas en suave antevel en varios colores, entre los que destaca el Azul Francia, tendencia ineludible de esta temporada. Échales un vistazo en la tienda y no te quedes sin las tuyas.

 

 

Bss y abrzs,

El equipo de